Español (ES)
Español (ES)

Exposición a sílice y su negocio

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año, tanto en los países desarrollados como en desarrollo, la sobreexposición al polvo causa enfermedades, discapacidades temporales y permanentes y muertes. El control de los riesgos respiratorios y la protección del personal se ha convertido en un problema urgente para muchas industrias, especialmente donde hay polvo de sílice o carbón.

La sílice cristalina respirable (RCS) es uno de los polvos más tóxicos y peligrosos debido a su prevalencia, tamaño pequeño de partículas y daño irreversible que puede causar en los pulmones humanos.

El polvo de sílice se puede encontrar en algunas piedras, rocas, arena, grava y arcilla, siendo el cuarzo la forma más común. La piedra ingenieril contiene hasta 90 por ciento de sílice. El polvo de sílice respirable se libera durante los procesos de alta intensidad, como el corte, aserrado, rectificado, taladrado, pulido, desbastado y triturado de materiales que contienen sílice. Trabajar con ladrillos, azulejos, asfalto, cemento, concreto e incluso algunos tipos de materiales plásticos también pueden exponerlo a sílice.

Dicha exposición aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y, en casos a largo plazo, puede provocar silicosis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedad renal.

La silicosis es la enfermedad pulmonar ocupacional más antigua y más común en todo el mundo. Ocurre en todas partes, pero es especialmente común en los países en desarrollo.

La silicosis se encuentra actualmente en el centro de atención en Australia, donde se diagnosticaron múltiples casos de silicosis acelerada entre jóvenes comerciantes en Queensland, NSW y Victoria a fines de 2018. Cada vez más casos de silicosis salen a la luz en China, India y Pakistán.

El reciente aumento de las enfermedades pulmonares ocupacionales en todo el mundo está obligando a los organismos de salud y seguridad ocupacional y a los gobiernos a revisar las prácticas de la industria asociadas con los riesgos respiratorios. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los EEUU (OSHA) introdujo y comenzó a aplicar una norma de sílice en 2018. La norma redujo los niveles permisibles de exposición para todas las industrias a 50 microgramos por metro cúbico de aire durante un turno de 8 horas.

Implementar sistemas de control de polvo en el lugar de trabajo, proporcionar capacitación en seguridad y equipo de protección personal (EPP) adecuado es imprescindible para cualquier negocio donde el polvo sea un problema.

Los 60 años de experiencia de Mideco en el área de control de polvo, acumulados a través de muchos proyectos exitosos de diversa complejidad, pueden ayudar a su empresa a minimizar los riesgos respiratorios y proteger a su personal.